Dietas Milagro: Solución o Fracaso

A veces, en momentos puntuales de nuestra vida, nos sentimos con la necesidad de perder peso, ya sea por estética o por salud. Nuestro gran fallo está en querer perderlo de forma rápida y sencilla. Las prisas nunca fueron buenas para las cosas bien hechas y en este caso mucho menos, ya que juegas con tu salud. Si quieres perder peso, empieza por mentalizarte de que los milagros no existen, sólo el trabajo bien hecho y la constancia.

Las dietas milagro “pueden” y digo “pueden entre comillas” ayudarte en un momento dado para que consigas, de forma rápida, perder unos pocos kilos a sabiendas que después los recuperarás e incluso duplicados. Pero, en ningún caso, eso se puede convertir en práctica habitual, recuerda: estas jugando con tu salud y con eso no se juega.

Consecuencias a tener en cuenta

Tres de cada diez individuos han manifestado en alguna ocasión su deseo de adelgazar, bien por razones médicas o bien por estética. De esta franja de población, casi el 60 por ciento lo han intentado con las dietas milagro. En la mayoría de los casos, lo hacen atraídos por la promesa de conseguir resultados en muy poco tiempo y con el mínimo esfuerzo. Estas prácticas de nutrición han sido descalificadas por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), que depende del Ministerio de Sanidad Español, que las considera "carentes de fundamento científico y de grave riesgo para la salud".

Por lo general, las dietas milagro basan su fraudulento éxito en una restricción muy severa de la energía ingerida que provoca déficit de vitaminas y minerales y altera el metabolismo del individuo de forma que las hace insostenibles en el tiempo y peligrosas para la salud. Son exageradamente hipocalóricas, por lo que el organismo trata de compensar la falta de energía con un autoconsumo de las proteínas corporales, lo que conduce a una pérdida de masa muscular y, si la dieta se prolonga en el tiempo, a la formación de sustancias peligrosas en el organismo. Y es en esa pérdida de masa muscular en donde el individuo cree advertir erróneamente  el éxito de la dieta al tratarse de tejido muy rico en agua, líquido que se elimina muy rápidamente con la consiguiente sensación de pérdida de peso. Un peso que (y ahí radica el primer problema de las dietas milagro, su efecto rebote) se recupera con la misma o mayor rapidez con que se perdió en el momento en que se vuelve a los hábitos alimentarios anteriores a la dieta. La AESAN lo advierte con claridad: "Ese peso recuperado se debe predominantemente a la formación de tejido graso, que es, precisamente, el que origina problemas de salud y el que deberíamos reducir con la dieta".

Además de ese "efecto rebote", las dietas milagro, tan restrictivas y muy bajas en calorías, suponen un riesgo evidente para la salud, ya que producen carencia de proteínas, vitaminas y minerales por la falta de consumo en los alimentos y por los efectos psicológicos negativos que producen, que pueden derivar en trastornos alimentarios como la anorexia y la bulimia, en los individuos que ven frustrados sus intentos de perder peso. Y lo que puede ser aún peor, quienes siguieron este tipo de dietas, no han adoptado unos hábitos alimentarios saludables y al dejarlas vuelven a las costumbres que le hicieron engordar. Y es que para adelgazar no hay milagros. El único camino válido es ponerte en manos de un especialista en nutrición y adoptar hábitos de vida saludable (alimentación correcta y ejercicio). Todo lo demás que hagas es un juego con tu propia salud en el que siempre se pierde.
Renuévate2016

Dietas depurativas

Quizás, las únicas "dietas milagro" que están justificadas, son las destinadas a depurar y eliminar toxinas del cuerpo. Aunque la finalidad de este tipo de dietas es la de depurar el organismo, no la de conseguir una pérdida de peso.

Las dietas depurativas tienen el objetivo de "limpiar" el organismo y eliminar las toxinas que se han ido eliminando en él. Los órganos encargados de llevar a cabo esta función depurativa son el hígado, los riñones, la piel y los pulmones. Para conseguir una buena depuración se deben disminuir los tóxicos y favorecer la función eliminadora del hígado y riñones principalmente.

Beneficios que nos aporta una buena dieta depurativa

La desintoxicación del organismo tiene como objetivo eliminar las toxinas acumuladas para obtener una mayor energía y vitalidad. Además, favorece las funciones digestiva, intestinal, hepática y renal, contribuyendo a la prevención de ciertas patologías.

Este tipo de alimentación, acompañada de un estilo de vida saludable, entre otros beneficios, ayuda a mejorar la calidad del sueño, así como a mantener unos niveles adecuados de tensión arterial, glucemia, colesterol y triglicéridos.

Cuando se debe iniciar una dieta depurativa

Es recomendable realizar una depuración en cada cambio de estación. Además resulta muy beneficioso desintoxicar el organismo siempre que se desee comenzar un programa de pérdida de peso, puesto que ayuda al cuerpo a prepararse y a estar más receptivo, obteniendo mejores resultados.

Existen diversos factores que también influyen en nuestra calidad de vida, como puede ser el estrés, el alcohol y el tabaco, la alimentación desequilibrada (con exceso de grasas de origen animal), la falta de descanso o que éste no sea reparador, el sedentarismo, etc. Un menú depurativo junto con un cambio de hábitos puede ser un buen inicio en el camino hacia una vida más sana.
GIF Mujer 1 120x600

Veamos en qué consisten este tipo de dietas

Se basan, sobre todo, en el consumo de abundantes frutas y verduras, debido a su riqueza en agua, vitaminas, minerales, fibra y sustancias antioxidantes. Su función diurética ayuda al organismo a arrastrar toxinas.

Algunos de los alimentos que no deben faltar ne esta dieta son: apio, cebolla, espárragos, perejil, berros, alcachofas, calabacín, piña, uvas, cítricos, ciruelas, manzana, cerezas, pera y granada.

Las legumbres y los cereales integrales también deben incluirse dentro de una alimentación depurativa. Así mismo, las bebidas vegetales pueden ser una opción muy recomendable.

Es aconsejable consumir productos frescos, de temporada y preferiblemente ecológicos, limitando los alimentos de origen animal, productos lácteos, procesados o con muchos aditivos y en conserva. Dependiendo de la época del año, se aconseja variar su preparación, tomándolos en crudo o cocinados (en frío o en caliente).

Precauciones a tener en cuenta

Debido a que las dietas depurativas suelen ser muy restrictivas y de bajo contenido calórico, no deben prolongarse durante muchos días. En general, se recomienda no realizarlas durante más de tres días si no es bajo la supervisión de un especialista.

Los niños y las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia no deben seguir este tipo de dietas, puesto que sus requerimientos nutricionales deben ser cubiertos de forma más rigurosa.

Si durante esos días se realiza ejercicio físico, éste debe ser de baja intensidad (caminar de forma suave, estiramientos, yoga, etc.), ya que de lo contrario, se puede sentir fatiga o bajada de la presión arterial.

No debes olvidar...

Para una adecuada depuración del organismo, es importante beber muchos líquidos en forma de agua, zumos o infusiones, evitar el alcohol, el café, los refrescos y el tabaco, descansar lo suficiente y evitar el estrés.

 

Pídela gratis Aquí

 

 

Si te ha gustado, compártelo:
RSS
Follow by Email
Facebook
Facebook
Google+
Google+
https://www.mecuidoonline.com/dietas-milagro-solucion-fracaso/
YOUTUBE
YOUTUBE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies